Fotografía documental – México
4 junio, 2012 by admin

Héctor García 1923 – 2012

Ciudad de México, 3 de junio, 2012.

María, Amparo, Yuri y Héctor.

Consuelo Sáizar

Amigas y amigos

Hoy en el Palacio de Bellas Artes, rendimos merecido homenaje al maestro Héctor García, uno de los más importantes fotógrafos de México, su enorme trabajo es legado para la memoria visual de nuestro país.

En lo personal tuve la fortuna de conocerlo a finales de los años setenta, el primer encuentro fue sin saber de su trayectoria que con el tiempo fui descubriendo en miles de copias fotográficas y negativos en el archivo de la agencia Fotopress, ubicada en Av. Morelos, en pleno corazón de los medios de información impresos de la Ciudad de México. La lección sobre la historia de México fue única y fundamental para mi trayectoria.

Héctor García retrató a la sociedad con un fuerte compromiso social. Uno de los momentos más dignos para el fotoperiodismo es el reportaje “Una Semana Ardiente”, en 1958, crónica visual de las protestas de estudiantes y maestros la cual fue severamente reprimida por la policía, Héctor documenta con pasión y valentía los sucesos, revela negativos, imprime copias, va a las diversas redacciones de los medios a ofrecer su trabajo el cual es rechazado, él sabe del enorme valor de sus imágenes y con Horacio Quiñones publica los testimonios en el primer y único número de “Ojo, una revista que ve”,  la distribución por medio de niños voceadores los cuales son perseguidos por la policía, misma que allana la imprenta, rompe placas de impresión y Héctor García se esconde por un tiempo para evitar la prisión.

Las imágenes de Héctor García son ícono y referente de nuestra historia, son miles de imágenes de los momentos intensos de la vida política y cultural, el aporte afortunadamente se encuentra en resguardo de la Fundación Héctor García.

Nadie como Héctor para hablar de su propia vida creando impresionantes historias que ahora son leyenda. Su hablar, fuente inagotable nos conducía por diversos caminos que ha tomado la fotografía en la historia y siempre concluyendo con el descubrimiento de la imagen por los Griegos que fundamenta su concepto de escribir con luz.

La historia de los fotógrafos en México es como una sólida cadena, cada eslabón una generación fuertemente sujeta a la anterior. Héctor García aprende del maestro Álvarez Bravo,  en su momento Héctor trasmite su conocimiento y pasión a la generación de fotógrafos llamados “nuevo fotoperiodismo” en 1980.

No es posible entender la monumental obra de Héctor García sin el apoyo de su compañera María que en buenos o malos tiempos fue pilar en su vida.

Mi relación de vida con Héctor es la pasión por la fotografía y el compromiso social, con los años nuestra amistad es única. Agradezco la fortuna de conocerlo, siempre llevaré en mi corazón sus imágenes, palabras y anécdotas compartidas.

Nos despedimos del “pata de perro”, del “niño en el vientre de concreto”, del escritor con luz, del “ojo de águila”.

“Detrás del lente de una cámara hay un hombre, un espíritu, una sensibilidad y un corazón”. Octavio Paz.

Gracias querido Héctor, un abrazo por siempre.

Marco Antonio Cruz

  •   •   •   •   •
1 junio, 2012 by admin

diez años sin mariana

Con motivo al decimo aniversario del fallecimiento de la querida Maestra Mariana Yampolsky escribo el presente texto:

Mariana Yampolsky

El 3 de mayo de 2012 se cumplirán diez años del fallecimiento de Mariana Yampolsky. A lo largo de esta década han sucedido tantas cosas que México ya no es el mismo que ella tanto amó. Vivimos ahora situaciones que estoy seguro le partirían el corazón: el país está inmerso en una guerra inútil y sangrienta que suma 60 mil muertos, miles de desaparecidos, familias destrozadas, una militarización generalizada y con la miseria y el abandono campeando en las comunidades indígenas.

Ahora es necesario, imprescindible, ver el enorme ejemplo de vida de Mariana, mujer de una pieza que trabajó a base de dignidad, transparencia, creatividad, esfuerzo y compromiso por la cultura y la sociedad de México. Fueron varios sus medios de expresión: fue grabadora en el Taller de la Gráfica Popular al lado de Leopoldo Méndez (1945-1958), colaboró en El Nacional (1955), Diorama de la Cultura de Excélsior (1958) y El Día (1962), y fue educadora, asesora y editora –de material didáctico y literario para jóvenes y niños– en la Secretaría de Educación Pública y el Instituto Politécnico Nacional (1972-1982).

Varios libros recogen su monumental obra fotográfica y dan testimonio de su compromiso con las culturas indígenas: La casa en la tierra (1981), La casa que canta (1982), La raíz y el camino, (1985), Tlacotalpan (1987), Estancias de olvido (1987), Haciendas poblanas (1992), Mazahua (1993) y Casas de tierra (2000). En estos volúmenes se puede palpar cómo Mariana otorgaba un sentido social a su vida y a su trabajo, lo que ahora nos mueve a reflexionar sobre la situación actual de los creadores en México.

El fotógrafo Nacho López mencionaba la importancia de que el trabajo de los creadores (pintores, grabadores, fotógrafos, cineastas, escritores, videoastas, escultores, poetas, etc.) tuviera sentido social; sin éste, la obra caía en el vacío, en moda pasajera o en algo útil sólo para decorar íntimos espacios de adinerados. Tanto Nacho como Mariana y los demás artistas de su generación lo aprendieron de grandes maestros que asumieron los compromisos de su tiempo.

En la actualidad pareciera que los creadores se dividen en dos grupos: el de quienes simulan que México no sucede nada grave y el de los que ven horrorizados la tragedia. Por desgracia el primer grupo parece ser el más numeroso, el de los que son apáticos para enfrentar la realidad y cuyas preocupaciones se orientan a la obtención de becas, al reconocimiento o a incluirse en la “vanguardia de artistas”.

Por eso es tan loable el poeta Javier Sicilia cuando –a partir de la tragedia personal– alza la voz para denunciar la podredumbre y genera en su derredor un movimiento nacional de familiares de víctimas de la guerra.

 

***

 

Todas las veces que estuve cerca de Mariana fui testigo de su preocupación permanente por la situación política y social de México.

En sus últimos años a Mariana le afligía no contar con tiempo y recursos suficientes para seguir desarrollando los proyectos que tenía planeados. Por esas fechas nos dio un ejemplo de dignidad y entereza: numerosas instituciones extranjeras le hicieron ofertas por su archivo fotográfico. De haber aceptado, la artista hubiera asegurado una holgura económica nada despreciable. No obstante decidió que su obra debía quedarse en México y quiso que su enorme archivo fuera patrimonio de la sociedad. Cientos de miles de negativos están ahora a resguardo de la Fundación Cultural Mariana Yampolsky en la hermosa casa en Tlalpan donde vivió con Arjen, su pareja.

Las puertas de su casa y de su corazón siempre estaban abiertas para recibir a fotógrafos, su opinión sobre nuestro trabajo era transparente y se esforzaba por que nuestras propuestas tuvieran sentido y aporte.

 

***

 

En 1989, con Francisco Reyes Palma realiza la curaduría de la magna exposición fotográfica “Memoria del Tiempo” en el Museo de Arte Moderno para conmemorar los 150 años de fotografía en México, dedica meses en revisar y seleccionar lo más destacado de la historia en imágenes de nuestro país, dando un destacado espacio a jóvenes fotógrafos. Justo por ese tiempo inicia mi amistad con Mariana.

En 1990 viajamos a la ciudad de Nueva York para estar en la inauguración de la exposición “Between Worlds: Contemporary Mexican Photography” en el International Center of Photography. El privilegio de viajar juntos y compartir experiencias unió más nuestra amistad.

Su obra es inspiración y ejemplo, sin duda es enorme la influencia de Mariana en mi forma de pensar, agradezco la fortuna de conocerla y aprender para seguir mi camino.

 

***

 

Consciente de lo que sucede en mi entorno procuro dar un sentido de compromiso a mi vida y a mi ejercicio como fotógrafo. Y por eso siempre busco en la memoria a Mariana Yampolsky y sus valores, que no debemos olvidar.

Asumir propuestas es dar voz por medio de nuestro ejercicio a quien no tiene voz. La tarea es enorme por todo lo que aún se necesita construir en el país. La desigualdad social es abismal y debemos contribuir a un México mejor. Lo que nos queda es la esperanza y debemos fortalecerla con base en lo aprendido.

Cuando recibo el “The Grange Prize” en la Art Gallery of Ontario, Canadá en 2009 y con la edición del libro “Habitar la oscuridad” en 2011, la dedicatoria es para mis maestros de vida: Mariana Yampolsky, Nacho López, Héctor García y Julio Scherer.

 

Marco Antonio Cruz

Fotógrafo

  •   •   •   •   •
8 mayo, 2012 by admin

habitar la oscuridad en lisboa, portugal

De regreso a México, agradecimiento y reflexión del viaje a Lisboa, Portugal para inaugurar la exposición “Habitar la oscuridad” y charlas sobre mi trabajo documental.

Mi profundo agradecimiento a personas e instituciones que apoyaron y fue posible la exposición en el Centro Portugués de Fotografía a inicio de año en la ciudad de Porto y a partir del 2 de mayo en la Fundación Champalimaud de Lisboa, Portugal.

Mi reconocimiento a la labor del personal que integra la Embajada de México en Portugal por realizar una impecable exhibición fotográfica en impresión, montaje y difusión. La convocatoria con éxito.

Gracias a Lorena Alvarado y Mariana Santillán. Al Centro de Arte y Comunicación Visual, Arco y el público de estudiantes que participaron en la charla sobre mi trabajo. A la fotógrafa Ceú Guarda del Colectivo Kameraphoto, el Dr. Antonio Travassos y el Dr. Isidro Rodrígues por su participación en la charla sobre ceguera , ciencia y fotografía documental.

Tengo la grata sensación de que mi trabajo viaje a países distantes llevando el mensaje sobre las condiciones en torno a la ceguera en México, el abanico de difusión cada día es más extenso y eso es oro para los fotógrafos.

Al puerto de grandes navegantes de Lisboa llegaron mis imágenes y en cierta forma se quedan mi mirada y corazón.

Gracias

Marco Antonio Cruz

  •   •   •   •   •
29 febrero, 2012 by admin

habitar la oscuridad por Ignacio Betancourt

Al final de su libro La cámara lúcida, Roland Barthes piensa en dos vías para la fotografía: “someter su espectáculo al código civilizado de las ilusiones perfectas, o afrontar en ella el despertar de la intratable realidad”; frente al libro Habitar la oscuridad del fotógrafo mexicano Marco Antonio Cruz me quedo con la segunda opción, la realidad en lo inagotable de sus posibilidades de ser mirada y entendida en la plenitud de sus claroscuros; dime qué miras y te diré quién eres, me diría a mí mismo.

La ceguera aparece en el libro como leit motiv en el periplo visual de varios años que le llevó al autor madurar su intención, sin embargo, el reiterado tema es también otras opciones, por ejemplo el registro de los diversos entornos en los que transcurre la invidencia, donde los protagonistas resultan una intermediación germinal para mostrar insólitas atmósferas y los escenarios de sus roles entre lugares amplios o constreñidos, barrocos o mínimos, urbanos o rurales, que hacen posible asomarse a un país y a un grupo social específico, diverso y fascinante ejerciendo entre símbolos y encuentros inesperados para llenar de sentido el subtexto que sostiene las imágenes.

El libro de este notable fotógrafo mira hacia quienes no  miran, a quienes a veces olvidamos de mirar, y en él se reivindican videntes e invidentes dado que es también una constancia de la diversidad en que todos participamos; a fin de cuentas, la plenitud es posible en cualquier circunstancia, sería una de mis inferencias. La curaduría del libro es formidable, por ella vamos a la amplitud de los espacios cerrados y a la cercanía de lo abierto, bajo tal cobertura confluyen liquideces y resequedades, arquitectura y vegetación, calles y campos, oficios y beneficios; en esta propuesta no existe la imposición de una lectura monocorde, las imágenes que se despliega ante la sensibilidad del observador y generan más bien una invitación a recuperar lo que cada uno de nosotros merece  mirar.

La fotografía donde aparece Porfirio Moreno Martínez es una instantánea biografía, oaxaqueño nacido en 1954, enfermo desde hace más de diez años de una artritis que le ocasionó ceguera y lo mantiene confinado en un catre, pero pendiente de los otros a través de la radio, la lectura y la escritura en Braile. La foto lo muestra todo en un clik, resulta contundente su capacidad de síntesis, en ella habita una persona actuante. El hombre está con los ojos cubiertos como para aislarse de la infinitud de su espacio interior o para enfatizar la invidencia; sus manos artríticas ocupan un primer plano y es palpable que la detenida contracción no logra impedir a los dedos la tarea de leer y escribir; a su lado un radio grande entre hojas escritas en Braile; más que mostrar una imagen se cuenta una historia, el recordatorio de algo que solemos olvidar.

En Habitar la oscuridad constatamos que el ciego sabe, el ciego cura, el ciego crea, el ciego escucha, el ciego palpa, el ciego escribe; en el libro la mirada se esmera en quienes no miran, quien no mira es mirado frente a nuestros ojos,  reflexión necesaria en un país tan lleno de desencuentros. ¿Qué se puede leer en la imagen del muchacho de ojos ausentes portando una bandera nacional, o en la del  niño que recrea con sus manos una enorme escultura prehispánica? Siento que el sorprendente encuentro de realidades divergentes propicia nuevas significaciones, y en la conjunción de tales extremos se configura la novedad que remite al asombro. Magnífico que una imagen haga estallar atrás de lo mirado conceptos extraviados por la cotidianeidad.

Con el libro de Marco recuerdo al Barthes que habla de la fotografía como “una emanación de lo real en el pasado: una magia, no un arte”, dice él, pero estas imágenes me hacen dudar de tal afirmación pues en ellas encuentro súbitos asomos de belleza, no sólo un documento de la otredad, también un equilibrio en el espacio donde se  construye la representación para que lo denotado cede su lugar a poesía.

No sé si habitaba en el fotógrafo una intención estética (en realidad no importa) cuando realizó la fotografía de Andrea Islas García, anciana campesina, ciega por cataratas en un lugar contradictoriamente llamado Buenavista, en el municipio de Otumba, Estado de México. Me conmueve la grandeza de las manos nudosas ocultando el rostro en un gesto casi infantil,  su áspera ternura; son los dedos ramas endurecidas de un árbol inusitado, y ahí, entre el deterioro de las articulaciones, como una flor oculta la coquetería de un pequeño anillo; la anciana luce hermosa rodeada de nopales milenarios que son también como manos de un ser impreciso entre un coro de voces cardonas, desde la abundancia de las tunas. ¿Por qué alquimia se filtra lo hermoso entre tantas espinas?  En la aridez del paisaje la armonía de lo vivo resplandece, aunque también entiendo sólo sea un conjunto de inagotables matices que entre lo negro y lo blanco se entrelazan.

San Luis potosí, México, febrero de 2012

Ignacio Betancourt: Escritor e investigador literario, ibetancourt@colsan.edu.mx

  •   •   •   •   •
29 febrero, 2012 by admin

habitar la oscuridad en venezuela

  •   •   •   •   •
28 febrero, 2012 by admin

Habitar la oscuridad en el centro portugués de fotografía

Notas en medios:

Programa TV

http://camaraclara.rtp.pt/#/agenda/4/1327366861/

Pág. Web:

http://www.maxima.xl.pt/ModaArtigoSimples/tabid/306/itemId/5957/Default.aspxhttp://www.radionova.fm/agenda/ler/621http://www.cm-porto.pt/gen.pl?p=agenda

http://www.culturaonline.net/exposicoes/calendario/eventos/64082-habitar-a-escuridao.htmlhttp://www.artistlevel.org/pt/event/habitar-escuridao-de-marco-antonio-cruz-patente-no-porto

http://myguide.iol.pt/events/exposicoes-habitar-a-escuridao

http://aeiou.escape.pt/cartaz/exposicoes/habitar-escuridao-2660532

http://www.e-cultura.pt/AgendaCulturalDisplay.aspx?ID=28457

http://hardmusica.pt/noticia_detalhe.php?cd_noticia=11409

http://vousair.com/espectaculos/7091-vou-sair-a-borla-9-15-janeiro.html?start=1http%3A%2F%2Fwww.viva-porto.pt%2Findex.php%3Foption%3Dcom_content&view=article&id=65%3Acentroportuguesfotografia&catid=10%3Aagenda-cultural&Itemid=13

http://cultura.sapo.pt/detalhe_evento.aspx?id=110420

http://lazer.publico.clix.pt/exposicoes/298235_habitar-a-escuridao

 

 

  •   •   •   •   •
22 febrero, 2012 by admin

habitar la oscuridad en coro, venezuela

Inauguración de la muestra “Habitar la Oscuridad” en el Museo de Arte de Coro, Venezuela.

28 de febrero. 18:00 horas.

Un momento importante en mi vida profesional por primera vez “Habitar la Oscuridad” se exhibe simultáneamente en dos Continentes: Portugal y Venezuela.

  •   •   •   •   •
15 febrero, 2012 by admin

libro habitar la oscuridad en slp.

Presentación del libro “Habitar la oscuridad” en el Centro de las Artes de SLP.

Participan: Jorge Ramírez Pardo, Ignacio Betancourt y Marco Antonio Cruz. Lunes 20 de febrero. 19:00 hrs.

  •   •   •   •   •
8 febrero, 2012 by admin

fotoperiodismo en proceso

Exposición 35 años de Fotoperiodismo en Proceso (1976-2011)

Photofest, Querétaro 2012.

Galería La Libertad. Querétaro, Qro. 13 al 19 de febrero.

 

http://www.photofest.com.mx/

  •   •   •   •   •
7 febrero, 2012 by admin

retratos de marco antonio cruz

En  línea sección Retrato optimizada en su presentación y lectura web.

Inicia con más de 100 fotografías de personajes de la vida política y cultural realizadas por Marco Antonio Cruz a partir de 1977.

Sección que gradualmente se enriquecerá con imágenes de archivo o por realizar a futuro.

A usuarios frecuentes se recomienda borrar el caché de su navegador.

Link:

 http://www.marcoacruz.com/blog/?page_id=150

 

 

 

 

  •   •   •   •   •